Loomis y sus cuatro hijitos Teja, Jate, Monva y Vamon vivían en una parcela donde se les había dado de comer pero un buen día aquella gente desapareció y no volvieron a tener nada para sobrevivir.

Una persona que trabajaba enfrente de donde ellos malvivían,  los conoció porque salían a la acera buscando que alguien les echará algo de comer.  Este señor les puso una lata de comida húmeda para gatos que llevaba y de repente no solo mama Loomis apareció, sino 4 cachorritos salieron a comer con desesperación.

Como era imposible alimentarles donde se encontraban pidió ayuda a la asociación y se les fue a rescatar. Durante un tiempo han estado preparándose para irse a un hogar, han ido perdiendo el miedo que nos tenían y ahora hasta se dejan mimar.

Están castrados, vacunados, testados siendo negativos y desparasitado.

Teja, que fue la que más tardo en ser rescatada por qué no se fiaba de nadie, ahora es la más cariñosa. Además, evidentemente, bellísima.

Si quieres conocerles, no lo dudes, llámanos.