Raskha fue abandonada por su familia un día que salío de su casa como cada día y ya nunca pudo volver a entrar. Ella vivia en una casita baja y les dejaban salir a pasear. Como no estaban castrada, un buen día se quedo preñada y tuvo que tener a sus pequeños dentro del garage de otra casa. Su hijos son Akela (reservado), Fao y Seoni.

Una mujer que alimenta a otros gatos de la zona la conocía de verla en sus paseos diarios y tuvo que empezar a alimentarlos cuando se dio cuenta que ya no tenian casa.

Fao es un amor de gato, que le encanta que le acaricies, y se lleva perfectamente con otros gatos.

Esta castrado, testado negativo a leucemia e inmuno y vacunado. Listo para irse un hogar.

Si quieres conocerle, llamanos!!!