Hace días largos lo encontramos en el camino, 
Tiene cinco meses y sus cuatro patas heridas por una desungulación salvaje. Y un miedo infinito.
Pensábamos que éstas cosas ya no se hacían?. Es nuestro deseo que a quienes lo han hecho, y a quienes lo han permitido, la vida les regale la luz y la sabiduría necesarias para recapacitar sobre sus actos y la oportunidad de devolverle al mundo actos hermosos y redentorios que compensen el daño que han hecho. 
Mientras, por aquí seguimos los mismos para intentar compensar tanta maldad. Damos gracias al destino por ponernos a este inocente delante de la vista y darnos la oportunidad de salvarle, al menos, de su sufrimiento físico.
Ha tenido la suerte de estar en una casita los primeros dias, comprobando el amor y el cariño que podemos darle y curándose de las primeras heridas físicas.

Una vez recuperado necesitará familia, amor y paciencia. Seguro que entre la buena gente que nos rodea la encontrará.

Contacto:
Email:
adopciones@madridfelina.com
Telefono: