Manuelito vivía en un poblado chabolista donde entraba y salía a su antojo sin temer a los peligros de la calle, hasta que un día fue atropellado y llego a la asociación. Se le opero de urgencias ya que tenía una pata rota, pero tuvo mucha suerte y todo salió bien. Es un gato adorable, muy juguetón, aunque a veces es demasiado cañero. Le gusta jugar a lo bruto, pero es adorable. Se lleva bien con humanos y con gatos. Ya está totalmente recuperado. Está castrado, vacunado, desparasitado y es negativo a leucemia e inmuno. Es decir, listo para ir a un hogar. Quieres ser tu su familia!!!! Llamanos!!!!