Rasita es una pequeña que ha pasado por muchos malos ratos en su corta vida y no  se fíaba del ser humano hasta que la pobre cayó enferma, y desde entonces es todo amor y cariño hacía su familia de acogida.

Los pario su madre en un agujero y ella es el primero que pudimos rescatar.

Cuando se le castró, tuvo un problema durante la anestesia y quedo tocada del corazón, pero dos meses más tarde, osease ahora en Diciembre 17 le han dicho que se ha recuperado totalmente y que fue una descompensación puntual, y puede hacer una vida normal y sin medicación.

Está castrada, vacunada, es negativa a leucemia e inmuno y desparasitada. 

Si quieres conocerla, llamanos!!!!