Kamil es un gatito que a pesar de ser un amor no tenía hueco en donde vivía y lo iba a tirar a la calle.

No podíamos consentirlo, a pesar de no tener ni un euro ni un hueco para él.

Lo tiene todo hecho, y ahora espera en una clinica veterinaria a encontrar una acogida o un adoptante que pueda ofrecer algo más que la jaula que nosotros le ha ofrecido.

Si quieres conocerle, llamanos.