Lolo fue recogido solito en Navidades en una fría calle de Madrid. Al principio pensabamos que no saldría adelante por que era muy chiquito.

Pero durante este mes de Enero, se ha convertido en una cachorro alegre, juguetón, bueno y sociable.

Es negativo a leucemia e inmuno, esta desparasitado y tiene puestas sus vacunas trivalentes.

Si quieres conocerle, no lo dudes, llamanos!!!