Orange llevaba casi dos meses con muy mal aspecto en la colonia donde vivían, pero era imposible poder cogerla se escabullia al intentar ayudarla. Pero un día, imaginamos que se encontraba muy mal, dejo ayudarse.

Estuvo tres semanas hospitalizada por su deshidratación, fiebre alta y una desnutrición bestial. 

En estos momentos como podemos ver por la foto es una gatita sana, guapa y ronroneadora.

Ya esta testada siendo negativa y en proceso de vacunación. 

Si quiere conocerla, no lo dudes, llamanos!!!!