Mirta nunca ha tenido muchas comodidades,nunca ha sido una gatita cuidada con esmero y mimo,y sin embargo,a pesar de ello busca tu mano y tu caricia en cuanto te ve,es de corazón noble y asi te lo hace ver,sin un mal gesto siquiera.Entró en la sede en los huesos y poco a poco su peso va creciendo como nuestro amor hacia ella.