A Comino lo encontraron unas voluntarias cuando buscaban a otro gato. Tenía los ojos mal y neceistaba atención veterinaria. Pero sus ojitos ya están bien y está esperando irse a una casa.