Coral es una gata positiva a inmunodeficiencia con una fortaleza maravillosa y con una capacidad de querer asombrosa. Fue ella la que se acercó a mí, yo estaba agachado buscando a otro gatita, ella vino y me puso una patita en mi hombro y de pronto comenzó a restregar su cabeza contra la mía mientras ronroneaba a todo motor. Jamás en mi vida he visto algo igual, hay muchos gatos cariñosos en nuestras calles, pero como Coral… Quien que Coral forme parte de su vida se va a llevar un corazón con cuatro patas y bigotillos.