Ikaris cuida y protege a su hermana Himala, que es más tímida. Gatitos madrileños nacidos en la calle, querían envenenarlos.