Allen-Meleni es un gato positivo a inmunodeficiencia y diabético pero tiene una gran vitalidad y toda una vida por delante. Su belleza exterior es realmente espectacular, su pelo largo y sus grandes ojos verdes encandilan a cualquiera. Pero su belleza interior es aún mayor, es un peluchón achuchable, ronroneador, elegante y mimosón. Allen busca una verdadera familia, llegó conocer a una, pero no fueron buenos con él y lo abandonaron a su suerte en la calle. Afortunadamente la suerte lo acompañó y ahora está a salvo esperando que alguien lo proteja durante toda su vida.