Paloma es una bella siamesa que dió a luz a seis pequeños y como parece ser que molestaban donde estaban acabarón en la perrera donde iban a ser sacrificados sin miramientos.A pesar de las dificultades Madrid Felina acudió en su auxilio pero nada puedo hacer por dos de los bebes,ahora los cuatro restantes crecen (tres junto a su madre y otro en una cassa de acogida) a la espera de un futuro que parecian haber perdido.Paloma se muestra tranquila aunque como es lógico no acepta de buen grado que manipulemos a sus bebitos.Los bebes que permanecen con ella son Agua,Azucarillo y Aguardiente,nombres castizos para una gata castiza.