Gatita y Rubito se quedaron sin casa y sin la persona que les cuidaba, cuando ésta murió. Son dos gatos mayores tranquilos y muy buenos y cariñosos, que buscan un hogar donde vivir juntos y no tener que separarse, porque Rubito adora a Gatita.