Simba fue rescatada junto a su hija Samy en unos jardines donde estaban en peligro porque un vecino las amenazaba con soltar un perro para matarlas. Son dos gatas muy buenas y cariñosas, no paran de pedir mimos y de ronronear.