Hilton junto a su hermano Marrioth nacieron en la calle y fueron recogidos siendo unos cachorritos por una personas que trabajan en un hotel, ellos habían perdido a su madre. Durante meses fueron alimentados y cuidados. Ellos eran felices con esa libertad, pero un buen día alguien decidió que ya no podían estar allí, y hubo que ir a por ellos. A Hilton le encanta estar con más gatos pero tiene un miedo atroz al ser humano, es negativa a inmuno y leucemia, esta castrada, desparasitada y vacunada. En estos momentos disfruta de semilibertad, lo que ella buscaba.