Fabio fue abandonado en los jardines de un hospital de Fuenlabrada, no sabemos si porque es leucemico o porque ya se habían cansado de el. Pero lo que podemos afirmar es que su carácter es dulce y le encanta estar con la gente. A veces tiene problemas con sus compañeros machos, pero con paciencia conviven en armonía. Está castrado, vacunado y desparasitado. Si quieres darle un hogar, llamanos!!!