Felipe, Pipe, es un superviviente, un ejemplo de fortaleza y aguante. A la vista de tantos como pasaban por su lado permanecía invisible con la piel llena de heridas y una inmunodeficiencia que en la calle no le hubiese dado mucha tregua.