Ella era gata de colonia desde hacía muchos años, vivía cerca del Liceo, pero nunca tuvo nombre. Ahora es Montse

Un día su salud le fallo y tuve que ser llevada al hospital. Ya nunca pudo volver a su calle.

Montse Caballe gata, sigue pensando que sería más feliz en libertad, pero entiende que con sus problemillas no es prudente hacerlo.

Ella solo pide comida rica, y espacio. Su carácter es algo arisco, pero bueno, nunca se sabe lo que puede sorprendernos estos gatos al habituarse a un hogar.

Si quieres conocerla y darle una oportunidad, llamanos.