Inca vivía en unos jardines con el resto de su colonia, donde ella era feliz, pero un día la persona que la cuidaba vio que tenía bultos por algunas partes de su cuerpo. Fue recogida y curada, ahora solamente espera volver a sus jardines o que alguien le de el calor de un hogar, comprendiendo que ella tiene el carácter de un gato libre. Esta castrada.

Contacto:
Email:
adopciones@madridfelina.com
Telefono: 628111239