Doris fue recogida por una colaboradora de la asociación al comprobar lo buena y cariñosa que era y que la calle no era un buen sitio para que ella viviera. Ahora está esperando aque alguien se fije en ella y demostrar como es. Si quieres conocerla, no dudes en llamarnos.