Xana fue encontrada en el motor de un coche, no se veía, por lo oscura que es, pero su tierno maullido de desesperación no pudo dejar indiferente a la persona que la tiene en estos momentos en acogida. Es buena y cariñosa, un bombón de puro cholate negro. En estos momentos se está preparando para irse a su hogar definitivo. Si quieres conorcele, llamanos!!!