Gotha vivía en los talleres de vehiculos militares, allí le daban de comer y vivía tranquila, un buen día los trabajadores al ir a reparar un camión oyeron unos ruiditos y comprobaron que eran unos bebés. Gotha había tenido cachorros, como allí no podía quedarse, metieron a la camada en una caja y la dejaron dentro de la carcasa de una avioneta, Gotha como buena madre fue allí, para cuidarles. 

Era un mal sitio para vivir y pidieron ayuda a la asociación. Ahora Gotha y su escuadrilla viven con nosotros en la sede. La mala suerte fue que Stuka una pequeñita murio a las pocas semanas.

Sus hijos son Messer, Spit, Hurricane y Hellcat. Los 4 están reservados, pero si quieres conocer a la mama, que es muy buena, aunque de primeras te bufe, no lo dudes, llamanos.

Contacto:
Email:
adopciones@madridfelina.com
Telefono: 628111239