Loti es el último gato de una camada de gata callejera. Se le cogio para castrar pero era bastante cariñoso y bueno, por lo que se le saco de la calle para que encontrara una familia que ve los maravilloso que es este negrito.

Al principio es algo tímido, pero luego se adapta muy bien a todo si le das el tiempo que necesita. Le gusta jugar con otros gatos, pero como es algo bruto, no mide las fuerzas cuando juega, pero va poco a poco va aprendiendo a respetar a su compañero de piso. 

Está castrado, vacunado, despasitado y es negativo a leucemia e inmuno.

Si quieres conocerle, llamanos!!!