Oliver y Benji son dos bebes que aparecieron en un cubo de basura a punto de morir. Una voluntaria los recogió y los sacó adelante. Tras 4 años adoptados se quedan sin casa y buscan otra donde les quieran, cuiden y poder vivir hasta que sean viejitos.