Vaco vivía en una colonia de un pueblo de la sierra, era alimentado y parecía ser feliz. Un día aparecio con una pata en carne viva y la persona que lo cuidaba en la calle pidio ayuda para que se curase y si se ponia bueno volviera a su lugar.

Vaco se ha curado perfectamente de todas sus heridas, ha resultados ser un muy buen gato, y ahora está buscando un hogar que le de el calor y la comodidad que nunca tuvo.

Se está preparando veterinariamente para poder ser adoptado.

Si quieres conocerle, no lo dudes, contacta con nosotros.

 

Contacto:
Email:
adopciones@madridfelina.com
Telefono: 628111239