Mauri y Andrés fueron recogido cerca de una plaza donde el tráfico era su mayor peligro, y porque sus cuerpos se tambaleaban al caminar.  
Ambos debieron de pasar, cuando eran bebés, alguna enfermedad que les ha afectado al movimiento normal de sus patas trasera y de ahí su dificultad para caminar perfectamente.

Mauri es muy bueno, le encantan las caricias, y te las pide. El con ejercitar las patas caminando, saltando y corriendo las fortalecerá con el tiempo. No tiene ningún problema que una vida normal no pueda subsanar.

Está castrada, es negativos a leucemia e inmuno, está vacunado y desparasitado.

Si quieres darle a alguno una oportunidad, no lo dudes, llamanos.

Contacto:
Email:
adopciones@madridfelina.com
Telefono: 628111239