Esperanza es la única superviviente de la camada que tuvo su madre. Vivía en las cocheras del metro, en Canillejas. 

Se la rescato y estuvo en una clinica pasando su cuarentena, y ella era la que daba consuelo a su madre, la lamía y la limpiaba.

Esperanza es una cachorrita sana y feliz que ya está preparada para encontrar un hogar.

Esta testada siendo negativa a leucemia e inmuno, desparasitada y vacunada.

Si quieres conocerla, no lo dudes, contacta con nosotros.