athos

Athos ahora “Haku” es un verdadero cielo. Vivimos 3 chicos en casa, y uno trabaja desde aquí, así que siempre esta acompañado.

Cuando lo castré, all principio pensé que se convertiría en una seta q sólo estaría quieto pero sigue siendo igual de juguetón. Le gusta dormir conmigo acurrucado junto mis piernas. En cuanto me ve apagar la luz de la habitación viene corriendo a recibir sus mimos antes de echarse a dormir. Es el gato perfecto, obediente, (algo loco a veces) pero muy agradecido.