coco
A Coco la hemos llamado Luna. Sigue igual de canija y revoltosa, porque no para ni un momento, además ya se lleva mejor con Negus y juegan juntos.

 

Y cómo come!