flora

Flora, ahora Lola, le encanta jugar con Angel, y por las tardes espera nerviosita en la puerta para que llegue él a jugar.
La casa se la conoce de maravilla, incluso se esconde en los escalones (ingenua) para asustarnos cuando bajamos .
Lo que peor lleva es el coche, se pone a llorar y tienes que ir dandole la mano para que vea que no pasa nada.