Paradis, Bonatti y Mallory llegaron a la asociación junto a su madre Hillary desde los tejados de un Autogrill de una carretera de España.

Donde vivían no había nadie que les alimentara y por eso teniamos que sacarles de ahí.

Son muy hermosos pero tienen mucho miedo. Necesitan paciencia y tiempo para que su carácter cambie. 

Si quieres darles una oportunidad acogiendoles o adoptandoles, no lo dudes, llamanos.