Lolo es uno de los gatos salvados en el último momento del derrumbe de unos edificios en Cuatro Viento. El ha sido testado dando positivo a inmuno, vacunado, desparasitado y castrado, y en estos momentos vive junto a los otros gatos inmunos de la asociación.