Asam apareció un buen día deambulando entre los coches de una concurrida calle de Madrid pidiendo comida. Tenía un bulto en un lado de su cabeza, cerca de la oreja y parecía estar dolorido, además tenía un ojo con una niebla. Fuimos a por el, y se le operó. El bulto era benigno y ya está recuperado. En estos momentos solamente espera que alguien se fije en el, a pesar de tener un ojito sin vista y le llevo a su casa. Es gato amable y le gusta que le acaricies. Quieres conocerle, llamanos!!!