Hay seres indefensos que han venido a este mundo a sufrir desde su más temprana edad, se le ponen pruebas en su camino y a veces las superan todas, y otras no, y este es el caso de Frida2. Una pobre gatita de mirada triste de apenas 9 meses que fue atropellada, aunque mal trecha de ese accidente, salió adelante; pario unos cachorros y los cuido como buenamente pudo, y volvió a superarse, pero esta semana su última prueba ha sido demasiado difícil para ella, y se la ha llevado. 
Cuando ya tenía unas manos amigas que la querían, su pequeño cuerpo roto ha sucumbido a la enfermedad.
Has estado poco tiempo entre nosotros, pero tu triste mirada nos ha llegado muy dentro y te despedimos con todo nuestro cariño.
Descansa en paz, pequeña!!!!