Vivía con su compañera, una señora mayor que murió y Gin acabó echado a la calle. Gin ya no puede dormir a los pies de su mami, en su hogar, sólo busca algo familiar en donde descansar. Gin es un gato casero y añora todo aquello que una vez tuvo y ahora ha perdido. Su dulce y querida mami ya no volverá. Necesita un hogar y volver a sentirse querido.