nachtNacht se llama ahora Coco. Es a la vez un encanto y un trasto.
Se ha amoldado muy bien. Y al final, no ha hecho caso a la cesta que le compramos, porque duerme con nosotros en la cama. Pero, como un señor, porque se mete dentro.
Está muy sano y tiene un pelo brillante precioso.