buff.buffBuff-Buff, que ahora se llama Bufy va creciendo por momentos. A las 48 horas de llegar a casa dejó de bufar.
Ahora juega con niñas pequeñas que le cogen y él se deja sin ningún problema. Es un gatito muy cariñoso y como cachorrito que es no deja de jugar.