mistica

Mística fue una especie de bendición en esta casa, Lua es una gata distinta por completo desde que no vive sola, la adora, la busca en cuanto no la ve, la llama por toda la casa. Siempre están juntas.
Es una gata cariñosísima, y me viene a buscar siempre que tardo en acostarme. Es terriblemente expresiva, y de la misma manera sabe siempre cómo te encuentras tú y actúa en consecuencia. Es muy miedosa y muy muy buena, la pobre, y siempre que algo cambia en la rutina se esconde detrás de Lua para sentirse protegida, no le gusta nada perderla de vista. Cuando esterilizamos a Lua volvía muy malita y quejándose por todo, y como son las dos muy brutas jugando decidimos tenerlas ese día separadas, hasta que Lua se encontrase mejor, y al final hubo que abrir porque no paraba de llamarla desde detrás de la puerta llorando…
Luego cuando llegó Ayla a principios de enero, que Lua no termina de tragarla, Mística se portó con ella genial. La cuida, se mete en medio cuando se pelea con Lua, la trata muy bien. Ayla en un poco especial, excesivamente pequeña.  Es extremadamente frágil, y en vez de maullar hace el ruido de un perrillo llorando. Y Mística lo sabe, que es más frágil, y la trata con mucho cuidado, con muchísima paciencia, a mi me encanta verlas juntas…