lago

Lago ahora se llama Bruno. Es un diablillo precioso. Muy travieso,juguetón, nervioso, pero encantador. Quiere mucho a León, su compañero. Es otro gato unos meses mayor que él y que llegó un poco antes. Bruno no puede dormir si no está totalmente pegado a él, juegan mucho pero a veces León se cansa de que le muerda, aunque tiene mucha paciencia.
Bruno también le quita la comida a pesar de que cada uno tiene su plato. Pero se llevan bien y se hacen mucha compañía cuando yo no estoy en casa.