ylla
Cada animal tiene su destino y  el de Zíngaro estaba cruzando fronteras y viajando en avión hasta su nuevo hogar, donde puede correr, jugar, disfrutar y mirar al destino sin miedo, sin encierros.

 

La paciencia tanto suya como nuestra era necesaria para que esto ocurriera.