isi y pekaIsi y Peka nos van dejando vivir en nuestra casa poco a poco, con muuucha paciencia por su parte. Especialmente, Isi ha decidido dejarse coger y acariciar como si fuese un peluche , mientras ronronea satisfecha.
Peka no aguanta que la cojan, pero es feliz siempre que la dejemos enterarse de todo lo que pasa en el piso.  Parecen bastante contentas, y perfectamente adaptadas. ¡¡¡No paran de dormir!!! Menos cuando nosotros estamos dormidos, claro. Entonces empiezan las carreras, la caza del ratón imaginario o los juegos-peleas.
La verdad, estamos encantados, cada día más felices de tenerlas en casa.